LIVESTRONG

Bueno, quise comenzar esta página del tayuyo, ya que como lo comenté en un post pasado, sufrí de cancer y aun estoy en observación.
Esta enfermedad toco a mi familia, a mis amigos y a mi, por lo que creo que lo que puedo hacer por el momento, es contarles mi vivencia con esta enfermedad y pedirles que por favor no dejen pasar un solo momento un chequeo medico.
Gracias a mi mamá, tuve acceso al programa de apoyo liveSTRONG de Lance Armstrong Foundation, y creanme que me ayudo mucho animicamente.

En Octubre de 2005 me diagnosticaron con cancer testicular.
A mis 24 años reciencumplidos no sabia como tomarlo. En esos momentos tenia problemas familiares con mi papá y unos pequeños con mi mamá, sin embargo los problemas se quedaron en el olvido luego que regresé a mi casa con la noticia del medico.
Como me lo diagnosticaron? tras un ultrasonido y lo confirmó un examen de sangre.
Me operaron de inmediato removiendome el tumor y haciendome una orquidectomia radical del testículo canceroso.
Luego de confirmar que era un carcinoma embrionario, mi médico me indico que debia iniciar un tratamiento de quimioterapia, por lo que me puso en contacto con una oncologa maravillosa en el Seguro Social.
A los quince dias de haberme operado, comencé con este tratamiento que duró 5 meses, de los cuales fueron duros en un inicio y al final era casi una tortura. Pero lo que no me daba cuenta es que gracias a Dios estaba recibiendo un tratamiento, que mi cuadro iba evolucionando bien, que tenia a mi familia a mi lado y me apoyaban cada uno en diferente forma. No estuve solo. En la obscuridad de la noche me ponia a pensar que iba a ser de mi, cuando acabaría esto… pero fué cuando leí algo en el liveSTRONG notebook: la historia de Lance Armstrong. Nos pasó exacatamente lo mismo. Recibimos casi el mismo tratamiento, con la diferencia que él tenía mas avanzado su cuadro.
Pero algo me llamó la atención que coincidimos: el miedo no da durante el tratamiento. Cuando uno termina el tratamiento va a chequeos periódicos. Estos chequeos son un pánico… el corazón late rapido y las manos le sudan a uno… es alli cuando me dí cuenta que lo único que me quedaba era darle gracias a Dios por cada día de vida que me de, por todas sus bendiciones y que hay que afrontar el nuevo día viviendolo fuerte, intensamente, liveSTRONG.

La historia de mi padre, es muy diferente.
A él le diagnosticaron cancer de esofago una semana despues que a mi, de una forma que para mí sigue siendo un misterio.
Recibió su tratamiento, pero algo aun me dice que no fué del todo claro.
Resistió a la enfermedad, sin embargo a finales de Julio de 2006 dejo este mundo para reunirse con El Creador.

El esposo de mi prima tambien lo diagnosticaron en las mismas fechas que mi papá y Yo, le dieron un tratamiento bien fuerte y pues alli anda recuperandose. Confió en Dios que va en buen camino.

Mi amiga y la amiga de mi mamá acaban de comenzar su tratamiento.
La esposa de un amigo de mi hermano comenzará su tratamiento.

Esta enfermedad no ve raza, edad, género, condición economica, social o espiritual. No nos quedemos con los brazos cruzados y comencemos por nosotros mismos a ayudarnos.

Yo regrese a mi trabajo, a terminar la universidad y aquí ando viendo como genero prospoeridad para mi País, mi familia y para mí.

Solo me queda decirles: vivan cada día intensamente.

Now I liveSTRONG.

El Enano
LIVESTRONG